Beneficios de la sauna facial

beneficios de la sauna facial

Una sauna facial es un elemento de belleza que utiliza vapor de agua para tratar ciertos estragos en la piel, siendo muy beneficioso para abrir los poros, además de parar prepararla a la hora de aplicar una crema o una mascarilla.

Este aparato tan solo se debería de utilizar después de una limpieza, por lo que primeramente tendremos que usar nuestros útiles habituales, además de haber hecho un tipo de tratamiento acorde a nuestro tipo de piel.

Para que te puedas hacer una idea de porque la sauna facial es un aparato tan comercializado, hemos preparado un pequeño listado de los principales beneficios de la sauna facial.

¿Por qué deberías utilizar una sauna facial?

Para funcionar, una sauna facial dispone de un motor interno capaz de calentar el agua interna a una temperatura de unos 37,7º cm más o menos. Podemos encontrar toda una serie de estudios en los que se aseguran que esta es la temperatura clave para que los poros se expandan, logrando suavizarla, hidratarla, además de estimular el torrente sanguíneo.

Alto poder hidratante:

A medida que nos vamos a haciendo mayores, la piel no consigue retener la humedad de la misma manera en la que lo hacía en el pasado, por lo que se necesitará de productos más específicos para conseguirlo. Una sauna facial será capaz de lanzar vapor directamente contra la dermis, consiguiendo llegar hasta a las capas más profundas. En ellas se encuentra una capa hidrolípida que precisamente se encargará de ayudarnos a mantener nuestra piel hidratada. El vapor llegará a esa capa para mantenerla en buena forma.

Suavización de arrugas:

Además, este vapor es capaz de fomentar la elasticidad de la piel, lo que se considera un buen remedio para poder tratar las arrugas, incluso hasta aquellas más profundas. Algunas personas la utilizan como una técnica de prevención; bien para tratar aquellas pequeñas arrugas antes de que se hagan más grandes, o bien para evitar que se produzcan de cara al futuro.

Estimulación del torrente sanguíneo:

El vapor conseguirá que todo el torrente sanguíneo pueda llegar a fluir de una forma beneficiosa, evitando que se pueda llegar a producir cualquier tipo de trombo o problema relacionado.

Máximo respeto por la piel:

El hecho de que pueda llegar hasta casi los 38ºC no es aleatorio; tiene su razón de ser. Y es que es en esa temperatura en dónde se consiguen los mejores beneficios para la piel, pero sin llegar a perjudicarla. Si subiera la temperatura por encima de los 37,7º empezaríamos a tener ciertos problemas importantes, por lo que las ventajas ensombrecerían frente a los inconvenientes.

sauna facial

Sauna facial y aromaterapia

En el caso de que nos decantemos por la compra de una sauna facial un poco más avanzada, nos podremos beneficiar de la función de aromaterapia. Es decir, que no solamente ayudará cuidar nuestra piel, si no que lograremos crear un ambiente propicio para aliviar el estrés, así como tensiones varias.

Estos modelos nos dan la capacidad de añadir ciertos productos en el depósito de agua, logrando emitir un tipo de aroma especial que potenciará la relajación. Los expertos han concluido que, en el momento en el que percibimos estos aromas, estaremos mucho más relajados, además de conseguir que la piel también lo esté.

Además, suponen una buena opción de compra ya que tendremos a nuestra disposición un modelo avanzado sin que se incremente mucho más el coste de lo que valdría un modelo que no contase con ella.

Ahora que ya conoces los principales beneficios de una sauna facial, seguro que ya estás pensando en comprarte una para usar en el día a día.