¿Cómo funciona la depiladora de luz pulsada?

Hace tan solo unos años, estas máquinas tan solo se podrían usar en clínicas especializadas, debido a que eran aparatos que tenían que usarse con mucho cuidado para no causar problemas. Además, el coste de los mismos era bastante elevado, por lo que la gran mayoría de los usuari@s no se las podían permitir.

Ahora, las depiladoras de luz pulsada son muy diferentes; son más compactas, más sencillas de usar y están confeccionadas con diferentes sistemas de seguridad, evitando que podamos cometer cualquier tipo de accidente mientras las utilizamos.

A continuación, vamos a ver en detalle cómo funcionan.

Depiladora de luz pulsada: funcionamiento

Para funcionar son capaces de emitir una luz a una determinada energía, con la que pueden alcanzar hasta el folículo de la piel, lugar en el que nace el capilar, y acabar con él. La energía llega al cabello y se transporta a lo largo de todo el pigmento, llegando hasta a la raíz, lugar en dónde acabará con las células que darán origen al mismo.

Un dato muy importante que se debe de considerar a la hora de usar estos aparaos es el color de la piel, así como del vello. Cuanto más contraste exista entre estos, la fotodepilación funcionará mucho mejor, especialmente si tenemos que acabar con vellos oscuros en pieles pálidas.

Estos aparatos suelen tener un sensor para detectar si al usar el aparato se puede producir algún tipo de quemadura en la piel, no funcionando si esta es muy oscura, por ejemplo.

Existen dos tipos de fotodepilación, la luz pulsada propiamente dicha, y la de láser.

Fotodepilación láser vs luz pulsada

El láser es un tipo de tecnología que ya lleva un cierto tiempo en el mercado, la que normalmente utilizan las clínicas. Requiere de algo más de tiempo para que logremos algún tipo de resultado.

Por otra parte, la depiladora luz pulsada(también conocida como IPL), es una técnica mucho más novedosa, con unos resultados más destacados y resistentes al paso del tiempo.

  • Dirección de la luz: En la tecnología IPL, la luz es emitida en todas direcciones, mientras que en la tecnología láser se concentra en un único punto.
  • Color: El color del IPL es muy variado, mientras que el del láser es monocromático.
  • Longitud de onda: EL IPL trabaja en diferentes longitudes de onda, mientras que el láser trabaja en una única longitud de onda.
  • Tipos de haces de luz: El láser emplea un tipo de haz de luz que funciona de manera continuada, mientras que el IPL es discontinuos, con diferentes pulsos de luz.
  • Efectividad: Probablemente el punto más polémico de todos los criterios que hemos visto a lo largo de la lista. El láser consigue un alto nivel de precisión y efectividad, pero tiene la pega de que es compatible con pocos tipos de piel y pocos colores de vello. El IPL por su parte, es más versátil ya que, salvo algunas excepciones, se atreve con prácticamente todo tipo de piel.

Las fotodepiladoras más adquiridas son las de IPL debido a su versatilidad; cómo ya hemos comentado, la mayoría de los modelos cuentan con un sensor especial para poder detectar el tono de piel, pudiendo ajustarse para emitir una mayor o menor intensidad dependiendo de la que se esté tratando.

Independientemente del sistema elegido, habrá que someterse a un mayor o menor número de sesiones. Por lo general, no se consideran un tipo de depilación definitiva, aunque se dan muchos casos que si que lo son, o que bien retrasan tanto el crecimiento del vello que es como si lo fuera.

Ahora ya conoces como funciona una fotodepiladora IPL.