¿Qué sistemas de implantes dentales podemos encontrarnos?

Los implantes dentales son una buena solución para tratar aquellas personas que hayan perdido algún diente. Suponen una buena alternativa práctica, resistente y normalmente no producen problemas en la boca del paciente.

A la hora de pensar en ponerse uno de estos recurso odontológicos lo primero que hay que hacer es estudiar los sistemas de implantes dentales que existen. Sin más preámbulos, los vamos a analizar a continuación.

Sistema de implantes dentales

Aunque hay mucho tipos, se pueden dividir en dos grandes grupos: Subperiósticos y endo-óseos.

Implantes Endo-óseos

Es el sistema de implante dental más habitual, el que se suele usar en la gran mayoría de los pacientes. Estos sistemas de implantes dentales se colocarán de forma quirúrgica, bien en los huesos maxilares, o bien en el hueso de la mandíbula.

Una vez que se ha colocado el implante, habrá que esperar a que se produzca la osteointegración (es decir, la fusión del implante con el lugar de colocación). Una vez haya terminado ese proceso, se puede colocar la prótesis o corona.

Dentro de estos implantes tenemos, a su vez, 3 clasificaciones:

  • Cilíndricos: Llevan unas pequeñas hendiduras que ayudan a que el hueso se pueda desarrollar en el interior de los mismos. Eso sí, para colocar el implante hará falta usar bisturí. Cómo el proceso de integración es lento, no es un tipo de implante muy usado.
  • De tornillo: Es un sistema muy utilizado confeccionado con un tipo de metal biocompatible (titanio). La gran ventaja es que se puede colocar en uno o en varios consecutivos. La superficie está diseñada por un sistema de Titanium Plasma Spray (conocido cómo TPS), sistema que reduce el tiempo de osteointegración, por lo que los resultados obtenidos son mucho más interesantes.
  • Laminados: Se utilizan para sustituir incisivos centrales comprendidos en el maxilar superior. Suele ser la opción que recomiendan los odontólogos cuando el hueso es muy ancho y profundo.

Implantes subperiósticos

Por otra parte, los sistemas de implantes dentales están diseñados con un sistema de metal que se ubica en el hueso de la mandíbula, en concreto en la zona situada debajo del tejido de las encías.

Tan sólo se suelen utilizar en pacientes que no pueden decantarse por los sistemas tradicionales, que no pueden usar las dentaduras y que tienen una altura ósea mínima.

Son implantes son extensos y requieren de un tipo de cirugía más amplia. Además, el postoperatorio es más lento y es mucho más fácil que se produzcan complicaciones.

Este tipo de implante se hace con un aleación de cromo-molibdeno.

En cuanto al coste, estos sistemas de implantes dentales tienen un precio bastante similar a los otros.

Teniendo en cuenta todos estos sistemas es complicado tomar la decisión… de hecho, no la tenemos que tomar nosotros, si no que debería ser el odontólogo el profesional que, una vez que haya estudiado nuestra situación personal, podrá recomendarnos un sistema u otro más acertado.

Estos son los sistemas de implantes dentales más comunes que existen.